Buscar
  • Alejandra Vilchez

En camino hasta... el Rock Hall.

Cuando me preguntaron por qué pienso que Soda Stereo debe entrar al Salón de la Fama del Rock and Roll, muchas imágenes acudieron a mi mente.



Estadios llenos, gente enloquecida y emocionada coreando sus canciones, miles de personas disfrutando del rock en español. Creo que sólo eso es motivo suficiente. Pero claro, hay mucho más.


Soda Stereo fue la primera banda en alcanzar el éxito masivo en toda Latinoamérica. Ese éxito contribuyó a que grupos musicales existentes o nuevos de diversos países, trascendieran sus propias fronteras dándose a conocer en otros lugares donde, además de una historia común, se compartía el mismo idioma. Si hay un momento donde la expresión “hermano latinoamericano” puede ser usada literalmente, creo que es este.


Pero… ¿Qué se necesita para que una banda sea incluida en este museo tan importante de la ciudad de Cleveland? La Fundación del Salón de la Fama del Rock and Roll, reconoce el trabajo de aquellos que han tenido un impacto significativo en la evolución, el desarrollo y la perpetuación del rock. Los artistas se vuelven elegibles 25 años después del lanzamiento de su primer disco. Ambos criterios, los cumple Soda Stereo. Quizá el más fácil de comprobar sea el segundo, pero podemos dar un vistazo a ciertos hitos que engrosan la lista de hechos medibles que justifican esta candidatura y que, justamente, hablan de impacto, evolución, desarrollo y perpetuación del rock and roll:


  • Primera banda de rock en español en realizar una gira por Latinoamérica.

  • Primera banda en recibir el Premio Leyenda, MTV Video Music Awards Latinoamérica.

  • Primera banda de rock en español en utilizar el formato de disco compacto (CD Signos) e incluir un track interactivo en su material discográfico (Comfort y música para volar).

  • Primera banda latinoamericana en transmitir un concierto por internet (1996).

  • Su cuarto álbum de estudio, Doble Vida, fue producido por Carlos Alomar (que trabajó con grandes figuras como David Bowie, Paul Mc Cartney, Iggy Pop, entre otros).

  • El encargado de diseñar la puesta visual de la gira Me verás volver (2007) fue Martin Phillips, conocido por su trabajo con bandas como Duft Punk y Nine Inch Nails.

  • Récords en venta de tickets para shows en estadios de distintos países de Latinoamérica (Perú, Ecuador, Panamá, Venezuela).

  • Durante la gira Me verás volver (2007) se presentaron en 8 países de América en 22 shows con un promedio de 55,000 asistentes por concierto.

  • Disney Channel incluye música de Soda Stereo en la telenovela juvenil Soy Luna en 2016.

  • Tras dos décadas de su separación, Soda Stereo llega al Cirque du Soleil para, en 2017, presentar el espectáculo Séptimo Día en honor a la banda, del mismo modo que la empresa circense lo había hecho con The Beatles, Michel Jackson y Elvis Presley.


En la miniserie sobre la historia del rock en Latinoamérica ‘Rompan Todo’, Camilo Lara es contundente: “Sin Soda Stereo yo creo que no estaríamos aquí platicando”. Por otro lado, Carlos Alomar resume: “Soda Stereo merece un lugar en el Hall de la fama del rock and roll, porque elevó el sonido de la música latina a otro nivel”.


Ahora, hago una pausa y me tomo la libertad de reformular mi respuesta desde una mirada introspectiva, ya que soy de la generación que tuvo la suerte de ver y vivir todo esto de cerca. Cuando Soda Stereo entró en mi campo visual y auditivo, lo único de rock en español que yo tenía presente eran los trabajos de Charly García y Luis Alberto Spinetta, de los que mi hermana era fanática. Al poco tiempo de declararse la efervescencia sodera, se empezaron a conocer no sólo bandas que existían con anterioridad, sino que nuevos grupos en distintos países de Latinoamérica comenzaron a formarse, presentar sus temas y tener éxito. No se puede obviar el momento histórico particular de la Argentina (guerra de Malvinas en 1982 y la vuelta a la democracia en 1983), pero tampoco se puede hacer responsable del éxito del rock en español sólo a estos hechos. Mucho trabajo, muchas ganas, mucho empuje, mucha perseverancia, mucho deseo de superación y muchísimo talento fueron las razones, a mi entender, del éxito, fama y gloria de Soda Stereo.


Una de las características resaltantes de la banda que más recuerdo, eran sus ansias de evolucionar… en el más amplio sentido de la palabra. De la mano de un líder perfeccionista y minucioso, el grupo siempre estuvo dispuesto a romper las reglas para mejorar. Desde lo visual, lo sonoro y kinestésico, Soda Stereo acostumbró a sus fans a estar a la vanguardia, sorprendiéndolos en cada nuevo álbum que presentaban, con propuestas innovadoras. Por eso para mí, fue un enorme placer ver como Michel Laprise, director creativo del Cirque du Soleil, absorbió y se dio cuenta de lo que significa Soda Stereo para Latinoamérica.


Como reflexión final, puedo decir que te puede gustar más o menos Soda Stereo (o no gustarte directamente), pero lo que nadie puede negar es el gran legado que le dejó a todo el continente latinoamericano: su propia identidad rockera. Una identidad allá, bien arriba -alto, cada vez más alto-, a nivel de las mejores del mundo, mostrándonos especialmente que, con trabajo, podemos llegar a donde nos propongamos.


Deseo profundamente que, aunque tarde en llegar, al final haya recompensa.

Alejandra Vilchez, nació en Buenos Aires Argentina. Es autora de Chico del Espacio (un libro inspirado en Gustavo Cerati). Admiradora del artista desde sus inicios, siempre estuvo cautivada por la lírica de sus canciones, así como por su búsqueda espiritual. Es analista de sistemas y entre sus principales hobbies están leer, escuchar música y escribir. Actualmente está trabajando en un libro sobre Ahí Vamos, cuarto álbum solista del líder de la gran banda Soda Stereo.


#sodastereorockhall #gustavocerati #charlyalberti #zetabosio #rockhall

14 vistas